mis notas mentales es un lugar de encuentro de: pensamientos, ocurrencias y demas experiencias sub-normales, que en su conjunto podrian ser catalogadas simplemente como: puras webadas.

viernes, junio 13, 2008

Las lineas de mi vida (1)

miercoles 11 de junio

6y15 de la tarde
Es hora de partir. La mitad de los que trabajan conmigo ya se han ido y el resto aun sigue con la vista fija en sus monitores, Bah en el RELOJ de sus monitores y es que seguro, lo que andan haciendo es sumando (mentalmente, se entiende) los minutos que llegaron tarde a la mañana a la hora oficial de salida(las seis) El resultado de esta sumatoria de horas les dará inequívocamente el tiempo extra que permanecerán aqui adentro mirandose las caras.
Los mios fueron solo 15 minutos..minutillos...casi nada en realidad. Asi que mi "hasta mañana..hasta mañana" se pierde rápido en mi huida al ascensor.

6y25
el subte llega justo cuando intento (ya por 3era vez) que mi arrugada tarjeta sea leida por el lector del molinete. Cuando por fin el endemoniado dispositivo me la toma salgo disparado con direccion a la puerta que me queda mas cerca: un sonido de sirena me avisa que el tren esta por partir y por lógica consecuencia:las puertas a cerrarse.
Ya adentro apoyo la espalda contra la puerta que está enfrente de la que entré La estacion Puerreydon abre de ese lado y considerando que en unos pocos segundos el vagon se convertirá en una única masa de gente, mi estratégica ubicacion me facilitará una cómoda salida.
Al lado mio hay una pareja un poco disfuncional: ella, una pálida y delgadísima chica llena de gestos infantiles; él, un tipo grande (en altura y complexión) morocho con semblante de no aguantarle pulgas a nadie.
Esto ultimo la chica, SU chica, lo comprueba (quizá por millonésima vez) pues mientras se probaba coqueta unas orejeras de conejito (no con dibujos de conejos sino con un peluche en forma de conejo en cada lado) el tipo fue mutando su cara, que fue desde una de sorpresa hasta una de verdadero espanto y horror. A la pobre, no le quedó otra que fingir una media sonrisa y guardar rápido aquellas simpaticas orejeras que consiguió divertir a todos, menos al armario que tenia como novio.

6y32
la estacion puerreydon aparece frente a mi de izquierda a derecha.
el subte aun no se detuvo pero esa es su intencion.(se nota)

yo ya no estoy al lado de la (in)feliz pareja, me encuentro ahora atrapado en medio de gente grande (en edad y altura) que subieron hace unas 3 estaciones.
uno de ellos , un viejo de unos 75 o 76 mil años se colocó casi casi enfrente mio y una de sus manos está casi casi apoyada sobre uno de mis brazos. De tanto en tanto siento que su cuerpo tembloroso intenta estar mas cerca del mio(se nota), aunque esto sea físicamente imposible. Su mirada perdida y su boca semiabierta(y algo babosa, la verdad) me da mala espina.
Felizmente el subte se detiene, y salgo corriendo, huyendo de mi ocasional acosador senil.

6y40
mientras camino hacia el depto pienso que no seria mala idea sacarme este traje, ponerme un buzo e ir al gimnasio y es que, aunque me habia dado de baja, aun podia ir todo este mes, recien el siguiente se haría efectiva mi decision de no pagar más por torturarme entre fierros un par de veces por semana.
No era mala idea pero tampoco fue lo suficientemente buena pues finalmente decido no ir. Nota mental: “la flojera es mala consejera.”

6y43

El edificio tiene la puerta abierta, cosa rara, pienso. Ya no tanto cuando veo al conserje ahi adentro, en el pasillo, revisando unos sobres que acababa (seguramente) de sacar del buzón.
"que tal,como va?", le digo.
"hola buenas noches" me responde casi sin voltear.
"ché conocés a un tal Mauricio fernandez?" me dice intuyendo que estoy por meterme al ascensor.
"mmm no, no me suena Es del 9no E?"
"y...no sé...me vino este sobre de un banco pero la direccion no dice bien...me parece que es ahi donde Martelli..donde vos vivís"
"mmm no, la verdad que no. No me suena."
"bueno seguiré buscando aqui en la lista de inquilinos...gracias"

6y44

ese "gracias" final realmente no sé si lo dijo...solo sé que cuando terminó de decir que seguiría buscando en la lista esa...yo ya estaba aqui dentro cerrando las puertas y subiendo piso a piso para mi cuarto.
Estoy cansado y lo unico que quiero es tirarme un rato a descansar Ya luego me sentaré frente a la compu y empezaré a escribir estas (tontisimas) lineas de mi vida de una tarde cualquiera.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

que bueno leerte de vuelta..
extranabamos tu estilo tan particular...

10:13 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home